Buscar este blog

Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

lunes, 31 de enero de 2011

Rocío de Mejillas (Inspirado en un cuadro de la artista Mariangeles Gallegos)



Cuadro de:
Mariangeles Gallegos
Lágrimas y Paz


El rocío se cuela silencioso
por entre la rendija de los ventanales del alma
y el labio inerte se refleja en el dolor de un instante
eternizado por insólitos quehaceres de circunstancias apremiantes
no aguantaste la volcánica presión de la funesta ira
no pudiste mantener tu integridad ante el engaño
la decepción aunada al desengaño resquebrajaron tu sonrisa
la demolieron, la derrotaron y la empalaron sin piedad
pero es en el rocío que rueda mejilla abajo
es en la luz de su reflejo donde surge la esperanza
la victoria final, el último triunfo y sus laureles.
Sabes que has perdido esta batalla, más no la guerra
jamás la guerra, volverá a reinar el amor en tu terruño
y como ave fénix también resurgirá tu mágica sonrisa

domingo, 30 de enero de 2011

LA LUNA MURIENTE (Dueto tonisan y Monica Nelida Suhurt )



Caminan el serpenteado camino
que circundan
las sombras de la muerte

El silencio cabalga sin rumbo,
lento…muy lento
hacia el abismo de los recuerdos
que entre las tinieblas de la oscuridad
lloran la ausencia de la luz

Sangran las palabras
y son ciegos a su sangrar
como sordos a sus gritos

Inertes quedaron
sobre un negro cielo
invadido de ausencias
los suspiros de la esperanza

Se desvanece la noche.

Queda a ciegas la Luna


Sé bien de lo que hablas
entre acantilados de memorias escondidas
y precipicios de remembranzas ocultadas
vamos planeando a ciegas y en silencio
y todo lo que vemos es dolor y llanto
y todo lo que ansiamos es la nada y el olvido
y todo lo que vivimos es muerte repetida
y todo lo que sentimos es falta y desencanto
y la fe se me acobarda ante la ausencia
y el perdón se me estremece ante el entorno
y la tiniebla reina aviesa y tan campante
en este álgido rincón de ventisqueros y de páramos
en este desierto frío como el hielo en su gélida helada
tanto frío, tanto frío, tanto frío…
que el temblor de nuestros huesos es réquiem de soledades
cómo te entiendo princesa
pero al final del túnel hay luz
pero en el fondo del precipicio hay arroyos de agua viva
y la vida continúa
desde siempre y  para siempre


Mónica & Felipe

martes, 25 de enero de 2011

El dístico de la promesa

Un dístico me obsesiona
de los pies a la cabeza:

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

¿Quién traería estos versos
a mi memoria incompleta?
¿De dónde venían las voces
que evocaban al poeta?

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Tendré que buscar certeza
en esta tremenda angustia
avigorar todos mis pasos
y refrescarme el alma mustia.

Preguntaré a los vecinos
el significado ignaro
del dístico escurridizo
parco, etéreo, vago, avaro:

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Si nada pueden decirme
de este dilema inquietante
recurriré a las iglesias
cual vagabundo viandante..

Entre la hostia y sermón
preguntaré a sacerdotes
acerca de los azotes
de la Santa Inquisición.

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Si nada pueden decirme
si nada saben contarme
entre los himnos y hosanas
colgaré todas las ganas
de preguntar algo más.

Preguntaré a los veleros,
galeones y bergantines
y alcanzaré los confines
de nuestra lujosa Tierra.

Detendré la triste guerra
y el horizonte sereno
disolverá el veneno
que sembraran las querellas
y hasta al cielo y sus estrellas
ascenderé como un manto
derritiéndole el amianto
a crisoles venideros;
y ya no serán postreros
los lamentos que me aquejan
y me cantan y aconsejan:

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Quién podrá darle respuesta
a tanto dolor reprimido
me quedaré tan dormido
-con dos parches en mis ojos-
que recogiéndome de hinojos
tomaré una larga siesta
disolviendo los abrojos
que causara la propuesta:

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Y en mis sueños resabiados
hallaré sabias personas
-¿hechiceros y santonas?-
que darán por terminados
los problemas que me causa
-sin darme ni paz ni pausa-
este dístico pasado
¿de un recuerdo enamorado?:

-Nunca fue tan hondo el llanto
ni tan larga una promesa.-

Dolores Añejos

Bramidos, berridos, chillidos, aullidos;
dolor que se esconde, se cela, se guarda,
dolor de una noche desierta y tan parda
que llora, que grita, que emite quejidos.

Los goces y sueños que yacen dormidos;
la presa que espera en el salto que aguarda,
la fiebre de amores, el beso que tarda
y el eco disperso de tiempos perdidos.

Pedazos, retazos, recortes barridos
de historias que están en perpetuo letargo
dejándome un dejo cargado de amargo

y un viejo retrato que yace en la hoguera
y un viejo recuerdo de antaña quimera
de abrazos que fueron a mi alma ceñidos

Oceánica Hostería

Hay algo tuyo en mi suspiro
hay algo mío en tu mirada
aunque fundidos en eterno abrazo
nos alejamos de mala gana
separados por caminos divergentes.

Y sin embargo
te llevo en mi piel como a una carga
me llevas en tu alma como a un pegoste;
divina carga, pegoste excelso:
tu olor me acompaña desde siempre
tu aroma me perfuma para siempre.

Hay un sesgo tuyo en la oblicuidad de mis delirios;
hay un algo mío en tu tristeza tangencial.
Aunque no escuches mi voz quebrada y destituida
y aunque no oiga tu voz de auroras y de trinos;
nos abordamos el uno al otro mutuamente
en nuestros sueños que la distancia no ha vencido.

No sé en qué día encallé silente entre tus senos
ni sé qué tarde me hundí frenético en tus ojos,
ni sé qué hago aún varado en las orillas
de tu sonrisa de magia celestial

Hay quienes dicen que soy nostálgico afligido;
hay quienes llaman tristeza a mi estandarte;
el melancólico me nombran mis amigos
y se preocupan porque no puedo amarte
y es que no entienden la profundidad de tu alma linda
y desconocen la calidez de tu oceánica hostería.

jueves, 20 de enero de 2011

Terremoto


¿Cómo confiar en la humanidad
cuando te desgracian la vida quienes te la dieron?
Terremoto,
el silencio cobarde de frustradas intenciones
La espera inútil en una estación de trenes
Nunca supe que tú estabas allí
Nunca supe que celabas la esperanza de volverme a ver
Nunca supe que perdía mi última ilusión
Entre sueños machacados e ilusiones malheridas
desahuciadas, destruidas
hoy me entero de que ayer
esperabas encontrarme
y tiemblo solo de pensar en la calumnia
en lo que te dijo de mi
en lo que se inventó, algo así:
-Tiene otra y no te quiere
nada quiere ya contigo-

Terremoto del pasado
treinta años han pasado
y hoy me entero finalmente
que me han visto la cara de pendejo
hasta en casa, desde siempre
para siempre...

Ahora entiendo tu silencio,
ahora asumo tu distancia,
ahora acepto mi derrota
y este tu odio reprimido
callado y contenido...
contra mi
para mi

Haciéndome inventario


Haciéndome inventario de mi vida
descubro todo el tiempo que he perdido.
Mediocre es el entorno que devora
los sueños e ilusiones de un infante
que pide tan solo la confianza
y  ser aceptado por si mismo.

Leucemia embriagadora y traicionera
¿por qué me abandonaste adolescente?
¿Por que no me arropaste con tu abrazo?
¿Por qué te me alejaste en un milagro?

Habría yo nacido ciertamente
de nuevo, en un entorno más cordial
sin tantos desalmados y mediocres
frustrados que disfrutan su maldad.

¿Por qué; Dios mío..., hiciste caso
de aquella petición que yo te hiciera?
¿Por qué no me acogiste entre tus brazos
mandándome a la muerte compañera?

Haciéndome inventario de mi vida
descubro que he perdido tontamente
amores y pasiones y entusiasmos
sofías  y lecciones y paciencia
y estoy en la bajada de mi vida
sabiendo que todo terminó
hace años muchos años tiempo atrás

Tan sólo me quedan sensaciones
de ahogo, de impureza y de agonía
saber que jamás tuve la osadía
de tomar mis propias decisiones
y hacerme con mis riendas mi destino.

Juguete fui en manos de los dioses
pelele en los brazos de demonios
y ahora que se acercan mis adioses
me quedan remembranzas, reconcomios
y una reflexión un tanto escueta:

-"Tanto nadar para morir en la orilla"-

Los Lamentos

Los lamentos hacen gala de sus vestes infernales
en un mundo que blasona su ceguera, su sordera y su mutismo…
El ayuno persiste en su tácita imposición
Los dolores desfilan nauseabundos
ya sin bridas ya sin riendas
por las calles de ciudades abarrotadas
y no queda sino el sueño
de una esperanza elemental
de una esperanza clandestina
de una esperanza subversiva
desmedida. contenida, represada, reprimida y coloquial.

Llantos hay que semejan al rocío
llantos tímidos goteando desde las almas turbulentas, furibundas y vencidas;
la tristeza es un regalo que aplaca el hambre
cercenando los futuros de mediocridades incoherentes
que intentan despejar sus nubarrones
que intentan  subir una cuesta vertical y despiadada
que intentan;  perseverando ante la inutilidad  del resultado.

Distorsiones (Inspirado en el cuadro Persistence de Dalí)



Distorsiones paulatinas y esmeradas
realidades totalmente doblegadas
hay un cielo que se hunde en los abismos
hay infiernos que semejan a la nada.

Distorsiones bamboleándose calladas
entre calles bulliciosas y explanadas
entre simas, laberintos y demencias
entre cimas, vanos triunfos e inconsciencias.

Y la vida que trascurre tan pausada
¿cómo puede terminarse tan aprisa?
Distorsiones apaleadas por la risa
del fracaso de mis sueños de cascada.

Y la vida que se muestra fraudulenta
¿cómo quiere blasonar su magna ciencia?
Por las sendas de una calle cenicienta
van destellos de una cruel benevolencia...

Distorsiones que destruyen mis anhelos
seduciéndome -carnada sobre anzuelos-
soy pescado con agallas obturadas
soy venado sin parejas ni manadas.

domingo, 16 de enero de 2011

Vencido

Estoy cubierto de sombras
relleno de esparto y de sueños
de sueños ajados, sin dueños
de lunas sangrientas y moras.

Estoy ladeado y sentido
cual barco sin velas ni faros
sin un horizonte en la mira
sin rumbo, sin senda, sin ruido.

Estoy en bajada solemne
sintiendo el fragor de los años
el cuero me pasa factura
la piel sus recuerdos huraños.

Estoy cubierto de sombras
relleno de furias y vientos
y pienso ¿a qué todo esto?
¿por qué habré yo nacido?

Responde el silencio del alba:
¡Naciste para ser vencido!